120 años de las primeras Olimpiadas de la Era Moderna

Los primeros Juegos Olímpicos de nuestra época se celebraron en Atenas en 1896: empezaron el 6 de abril y se clausuraron el 15 de abril.

Atenas 1896

Conocidos oficialmente como Juegos de la I Olimpiada, los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna se celebraron en Atenas (Grecia) entre el 6 y el 15 de abril de 1896. Hubo 43 competiciones de 9 deportes en las que participaron 241 atletas masculinos –no hubo participación femenina– de 14 países: Alemania, Australia (perteneciente a Reino Unido, participó de forma autónoma), Austria (lo mismo respecto al Imperio Austrohúngaro), Bulgaria, Chile, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Grecia (incluyendo a Chipre y Esmirna), Hungría (lo mismo que Austria), Italia, Reino Unido, Suecia y Suiza.

Aunque habían tenido antecedentes –en el siglo XVIII, varios festivales deportivos europeos se denominaron Juegos Olímpicos Antiguos–, al barón Pierre de Coubertin se le ocurrió revivir las Olimpiadas en forma de evento multideportivo e internacional: los antiguos Juegos fueron en cierto modo internacionales, pues varias polis y colonias griegas tuvieron representación. Los Juegos de 1896 fueron un gran éxito. Tuvieron la mayor participación internacional en un evento deportivo hasta esa fecha. El Estadio Panathinaikó (el primer gran estadio del mundo moderno) vio rebasada su capacidad con la multitud de personas más grande jamás reunida para ver un evento deportivo.

El 6 de abril fue la inauguración. Se eligió esa fecha por ser lunes de Pascua tanto para el cristianismo occidental como para la iglesia ortodoxa. Aproximadamente 80.000 espectadores asistieron a la ceremonia, incluidos el rey Jorge I de Grecia, su mujer, Olga, y sus hijos. La mayoría de los atletas se alinearon en el césped del estadio, agrupados por países. Después del discurso del príncipe heredero Constantino –presidente del comité organizador–, su padre abrió oficialmente los Juegos con estas palabras: “Proclamo la apertura de los primeros Juegos Olímpicos internacionales en Atenas. Larga vida a la nación. Larga vida al pueblo griego”.

A continuación, se interpretó un Himno Olímpico compuesto por Spyridon Samaras y con letra del poeta Kostis Palamas. A partir de entonces, diferentes músicas sonaron en las ceremonias de apertura de los Juegos hasta 1960, fecha en que la composición de Samaras y Palamas se convirtió en el Himno Olímpico oficial. Otros elementos de la actual ceremonia de apertura llegaron más tarde: el juramento de los atletas se prestó por primera vez en 1920 y la llama olímpica lució en el pebetero desde 1928.

En cuanto al medallero, Estados Unidos quedó en primer lugar con 11 medallas de oro (20 en conjunto), aunque la nación anfitriona, Grecia, le pisó los talones (10 medallas de oro) y obtuvo una victoria global incontestable: un total de 46 galardones. Lo más sobresaliente para los griegos fue el primer puesto de su compatriota Spyridon Louis en la maratón. El atleta que cosechó mayor número de éxitos en los Juegos fue el luchador y gimnasta alemán Carl Schuhmann, que ganó cuatro medallas de oro.

La ceremonia de clausura oficial se celebró el miércoles 15 de abril, después de ser pospuesta el martes debido a la lluvia. Desde entonces, cada cuatro años deportistas de todos los países se reúnen para competir entre ellos al máximo nivel. Sólo las dos grandes guerras del siglo XX –I y II Guerra Mundial– impidieron la realización de los Juegos Olímpicos, pero al culminar ambas se continuó con la tradición. Grecia tardó más de un siglo en organizar nuevamente los Juegos Olímpicos: fue en 2004.

Etiquetas: Estados Unidos, Europa, Grecia Clásica, Juegos Olímpicos, deporte

COMENTARIOS