Pompeya, la catástrofe del Vesubio