Una marca de altura en el país de los faraones

La más antigua de las Siete maravillas del Mundo, la Gran Pirámide de Giza fue el edificio más alto del mundo hasta el siglo XIV.

Gran Pirámide de Giza

Hasta que la catedral de Lincoln fue construida en el Lincolnshire inglés en 1311, la Gran Pirámide de Giza –terminada de erigir hacia 2570 a.C.– ostentaba el título de la estructura artificial más alta del mundo.

Tuvo este increíble récord durante 3.871 años. Está situada en las afueras de El Cairo en la meseta de Giza, a 12 kilómetros de la ciudad.

La Gran Pirámide fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. Ordenó construirla el faraón de la Cuarta Dinastía Keops, y el arquitecto de la faraónica obra fue Hemiunu.

Para levantarla se necesitaron unos 2.300.000 bloques de piedra, cuyo peso medio era de dos toneladas y media, aunque algunos llegaban a pesar hasta sesenta toneladas.

Originalmente estaba recubierta por unos 27.000 bloques pulidos de piedra caliza blanca. Mantuvo este aspecto hasta principios del siglo XIV, cuando un terremoto desprendió parte del revestimiento calizo. Posteriormente, los turcos otomanos utilizaron dicho revestimiento para la construcción de diversas edificaciones en El Cairo.

El interior de la pirámide se dividió en tres espacios: la Cámara del Rey, la Cámara de la Reina y, en el subsuelo, la Cámara subterránea. Además, en su estructura se diseñó un pasaje, de unos 47 metros de longitud y 8 metros de altura, que se conoce como la Gran Galería.

Etiquetas: Antiguo Egipto, Arqueología, Civilizaciones

COMENTARIOS