Uluburun, un naufragio muy antiguo

Hace 3.500 años que este barco de la Edad de Bronce naufragó frente a la costa de Turquía dejándonos un mosaico de antiguas culturas.

Alberto Porlan
El pecio de Uluburun
Ver galería Tesoros legendarios que aún no se han encontrado

A veces, a la Historia le toca la lotería. Lo que el joven turco Mehmet Sakir encontró en el verano de 1982, mientras llevaba a cabo una de sus miles de inmersiones en busca de esponjas frente al cabo de Uluburun, fue un premio gordo. A 50 metros de profundidad, extendidos a lo largo de una amplia superficie en declive, yacían los restos de una embarcación de la Edad del Bronce.

Los hallazgos de naufragios resultan especialmente excitantes desde el punto de vista arqueológico, porque se puede asegurar que todos los objetos recuperados pertenecen al mismo momento histórico, así que un buque hundido es una cápsula del tiempo. Cuando apareció el de Uluburun se daba la circunstancia de que George Bass, director del Instituto de Arqueología Náutica (INA) asociado a la Universidad de Texas, había realizado varios trabajos subacuáticos en Turquía y tenía alertados a los pescadores de esponjas para denunciar cualquier pecio que pudieran encontrar. Bass respondió a la denuncia de Sakir y comprendió al momento la importancia del hallazgo.

 ¡Al rescate submarino!

Desde 1984 a 1994, su equipo submarino realizó 22.413 inmersiones, durante las cuales se recuperaron más de 18.000 objetos de todo tipo. Son tan variados que suponen un verdadero rompecabezas a la hora de establecer la ruta de la embarcación: hay escarabeos egipcios, materiales celtas, marfil africano, ámbar del Báltico, sellos mesopotámicos, jarros chipriotas, cerámicas griegas y joyas cananeas. Pero la carga principal la constituyen los metales: 400 lingotes de cobre y estaño en la proporción justa para producir bronce. El estaño es una pista importante, porque resulta esencial para fabricar bronce y no existen minas en el Mediterráneo. Según la Biblia, el estaño llegaba a Tiro desde la remota Tarchish (Tartessos, en Andalucía), de manera que es posible que ese fuera el motivo principal de tan largo viaje.

Etiquetas: Antigüedad, Arqueología, Navegación

COMENTARIOS