¿Trillizos en el trono?

Los hallazgos contemporáneos sugieren que es bastante posible que reinasen en Egipto no tres, pero al menos sí dos gemelos.

J. A. Martos / S. M.
Faraón Userkaf de la V dinastía.

Una de las más fascinantes y menos conocidas historias del mundo faraónico es la que narra un papiro según el cual la dinastía V comenzó con el gobierno de ¡tres reyes trillizos!, nacidos de la esposa de un sacerdote de Ra como resultado de su unión carnal con el dios sol.

Según ese documento (el papiro Westcar), esta historia le es contada a Keops premonitoriamente y anuncia el final de su dinastía.

El misterio del origen de la dinastía V comienza ya con su madre, Khentkaues, una dama de notable importancia con una tumba inusualmente grande en Giza y otra, menos epatante, edificada como pequeña pirámide en Abusir (aunque ésta pudo ser compartida con una reina posterior, Khentkaues II).

Entre sus títulos, mencionados en uno de los corredores del recinto, se pueden encontrar jeroglíficos de controvertida traducción: algunos egiptólogos la conocen como “Madre de Dos Reyes Duales” y para otros, su significado es “Rey Dual y Madre de Dos Reyes Duales”. Así que Khentkaues pudo ser ella misma reina, seguramente la regente durante la minoría de edad de uno de los gemelos, llamados Userkaf y Sahura.

La posibilidad de que estemos ante una de las primeras mujeres-faraón aumenta si tenemos en cuenta que en algunas de sus imágenes se la representó con la barba ritual de los faraones (como mucho más tarde se haría con Hatshepsut) y en actitud regia.

Esta aparición de gemelos (o trillizos) en el trono es un rasgo único entre los muchos faraones que conoció el Antiguo Egipto y nos acerca a la interesante historia de una dinastía que siempre se ha tratado de soslayo, al no haber demostrado el mismo poder constructivo manifestado en las grandes pirámides de sus antepasados de la dinastía IV.

Esto ha oscurecido sus logros administrativos –se desvinculó a la familia real de los cargos más importantes, profesionalizando la burocracia y se incorporaron los templos solares al sistema económico del país–.

Etiquetas: Egipto, Historia

COMENTARIOS