Tanis, capital de Pseusenes I

La capital olvidada de Egipto salvaguardó durante siglos la tumba del faraón de la dinastía XXI Pseusenes I.

Tanis

Un hombre apunta con su linterna a un bajorrelieve en el que está representado Ramsés II ofreciendo vino al dios Ra. Este es uno de los muchos restos que esconde la ciudad egipcia de Tanis, en la actual Tell- san el-Hagar, situada a 130 km al nordeste de El Cairo.

 

Esta urbe, capital de Egipto durante el reinado de las dinastías XXI y XXII, fue construida hacia el 1780 a.C. y estaba especializada en la fabricación de telas de lino. La metrópolis, que vivió unos años de esplendor gracias al comercio, sufrió también la inestabilidad política y social que se dio durante el Imperio Medio, junto con los efectos adversos que en ella produjeron las cambiantes aguas del Nilo, que agotarían la agricultura, uno de los pilares básicos de la sociedad de Tanis.

Durante años, estudiosos como Pierre Monet pensaron que esta ciudad era Pi-Ramsés, ya que durante las excavaciones se encontraron numerosos restos con inscripciones de Ramsés II. No sería hasta el descubrimiento de la tumba inviolada del faraón de la XXI dinastía, Psusennes I, en el que se encontraron también las sepulturas de Sheshonq II, Amenemopet y la del general Undebaunded, cuando la ciudad pudo ser identificada y contar su historia.

Etiquetas: Antiguo Egipto, Antigüedad, Arqueología, Egipto, Historia

COMENTARIOS