Se buscan reliquias cristianas

Para tratar de responder a la pregunta sobre lo que era el Arca de la Alianza, los investigadores se han tenido que sumergir en el polémico debate historiográfico surgido en el seno de la Arqueología bíblica, el cual cuenta con dos posturas claramente enfrentadas.

Muy Historia
Arca de la alianza
Ver galería Esfinges de Egipto

La primera está formada por una serie de estudiosos que siguen creyendo, a pies juntillas, todo lo que narra la Biblia, a pesar de las evidentes contradicciones históricas que presenta, mientras que en el otro extremo están los conocidos como minimalistas, cuyos máximos representantes se siguen empeñando en rechazar todo lo que transmitían las Sagradas Escrituras, por considerarlas una simple construcción teórica surgida en el seno de los círculos sacerdotales para fortalecer las pretensiones políticas de los reyes de Judá en el siglo VII antes de Cristo. A pesar de rodearse de un halo de ortodoxia academicista, en algunos casos extremos esta postura tampoco parece sostenerse, porque la documentación y las fuentes materiales demostrarían que parte de lo dicho en la Biblia tiene un carácter histórico.


Reliquia con propiedades mágicas

En lo que se refiere al Arca de la Alianza, la posición de cada una de estas escuelas resulta evidente: para los primeros la reliquia sería literalmente lo que establece el Pentateuco, una especie de objeto sagrado, mágico y con poderes sobrenaturales, mientras que para los segundos, los más escépticos con el relato bíblico, el Arca ni siquiera habría existido. Por todo esto, en los últimos años, los investigadores han tratado de encontrar evidencias sobre la existencia de este tipo de objetos en el contexto espacio-temporal en el que los israelitas hicieron del Arca su objeto de culto más importante, tanto que simbolizaría la presencia de su Dios en la Tierra. Y la respuesta creyeron encontrarla en Egipto, porque allí pudieron observar una serie de pruebas que corroborarían la presencia de artefactos con similares características en la misma época, pero también en el mismo espacio geográfico que señala el Antiguo Testamento para el Arca de la Alianza. Uno de estos ejemplos lo pudo observar el afamado arqueólogo Howard Carter cuando en 1922 descubrió la tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes. En su interior, como parte del enorme tesoro que formaba el ajuar del joven faraón, distinguió cuatro ataúdes rectangulares, hechos en madera y recubiertos de oro puro, algo que sin duda nos aproxima a las técnicas constructivas utilizadas con el Arca. Flanqueando el sarcófago principal, encontró unas figuras que representaban a dos diosas aladas, en la actualidad consideradas como una representación de Isis y Neftis, dispuestas a modo de centinelas para otorgar protección simbólica al cuerpo sin vida de Tutankamón. Lo más impactante es que ambas diosas aparecían con sus alas extendidas hacia arriba, tal y como nos describe el libro del Éxodo a los querubines situados sobre el propiciatorio del Arca. 

Más información sobre el tema en el Dossier En busca del Arca de la Alianza, escrito por Javier Martínez-Pinna. Aparece en el último monográfico de MUY HISTORIA, dedicado a Tesoros perdidos.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: Antiguo Egipto, Antigüedad, Religión

COMENTARIOS