Los Guerreros de Xian, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2010

Elena Sanz

terracotaEl equipo arqueológico de los Guerreros y Caballos de Terracota del Mausoleo de Qinshihuang en Xi'an ha sido galardonado hoy con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2010.

Considerado uno de los descubrimientos más importantes del siglo XX, el yacimiento de los guerreros de terracota, también conocidos como Guerreros de Xi'an, es una fuente de información de extraordinaria riqueza sobre la civilización china. Descubierto de manera fortuita por un campesino en 1974 y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987, forma parte del mausoleo funerario de Qinshihuang (221-207 a.n.e.), el primer emperador que unificó los territorios de China y fundó la dinastía Qin. Su hallazgo y posterior estudio han tenido un gran impacto en la investigación de la escultura, la arquitectura y la sociedad china durante ese periodo de formación y consolidación del Imperio.

El emblemático ejército está formado por más de 7.000 figuras de guerreros y caballos de terracota de tamaño natural, que fueron enterradas en formación de batalla. Los expertos creen que el emperador esperaba que los militares de arcilla le ayudaran a gobernar en la vida después de la muerte.

Nuevos guerreros


La concesión del galardón ha coincidido con el anuncio del hallazgo de 120 nuevas figuras de arcilla en el pozo número 1 del distrito de Lintong, a 35 kilómetros de la ciudad de Xi'an. El pozo número 1 es el primero y el mayor de los tres excavados, por lo que también ha sufrido grandes daños. Por este motivo, los arqueólogos no esperaban nuevos descubrimientos aquí.

Algunos de los nuevos guerreros de terracota estaban pintados de rosa, rojo, blanco, gris o lila. Para que no se pierda el cromado, los arqueólogos han aplicado químicos especiales que preservarán los colores originales de las piezas. Además de figuras humanas, se han encontrado 12 caballos de arcilla, dos carros de guerra, tambores y pilas de carbón.

 

Etiquetas: Arqueología, Historia

COMENTARIOS