La poligamia en las monarquías orientales

En la cultura hindú, la poligamia fue practicada desde tiempos ancestrales. Históricamente, en la práctica sólo los reyes fueron polígamos.

El rey con sus concubinas

La poligamia en las familias reales, bien poliginia (un soberano casado con varias mujeres) o poliandria (una reina con varios maridos) es un comportamiento históricamente propio de civilizaciones antiguas: Creta, China, o los archipiélagos del Pacífico, por ejemplo.

Es necesario puntualizar que se permitía en virtud de la riqueza del cónyuge principal, que contaba con medios para mantener a más de una esposa o marido con sus respectivos hijos, y que existía una férrea jerarquización familiar. Bajo este supuesto, la sucesión estaba asegurada: en sociedades patriarcales (más numerosas) seguía la vía agnaticia (de varón en varón) y de primogenitura.

Sin embargo, una numerosa descendencia originaba otros problemas: las intrigas y las conspiraciones para hacerse con el trono culminaban por lo general con el asesinato del o los herederos.

La eliminación física de los rivales, aún siendo consanguíneos, fue habitual en cortes orientales como la china y la hindú, tanto bajo el Imperio mongol como tras la unificación de los reinos indostánico.

Los reyes así instaurados podían ser a su vez liquidados por parientes próximos, por lo que el terror y las matanzas endogámicas fueron frecuentes.

En la literatura de estas civilizaciones ha quedado plasmada la figura del monarca paranoico, que vive bajo la constante amenaza de una muerte violenta.

Etiquetas: Asia, Monarquía

COMENTARIOS