Imhotep, casi un dios

Entre los tesoros que yacen bajo las arenas de Egipto, uno despierta la curiosidad de los egiptólogos: la tumba de Imhotep, el hombre-dios que proyectó hace casi 4.700 años la pirámide escalonada de Saqqara, la construcción en piedra más antigua.

Abraham Alonso/P. L.
pirámide de Saqqara

Ignoramos las circunstancias que llevaron a un hombre de origen humilde hasta el poder, pero sí sabemos que a principios del siglo XXVII a.C. Imhotep se convirtió por méritos propios en la mano derecha del faraón Zóser y en el sumo sacerdote de Ra en Heliópolis. Aún más, fue el constructor más hábil de su tiempo y el primer “científico” cuyo nombre ha trascendido.

La revolución que introdujo fue absoluta. Como arquitecto, usó sus conocimientos matemáticos para impulsar la construcción en piedra –hasta entonces se usaba sobre todo el adobe– y desarrolló nuevos métodos de extracción y transporte de materiales. Así lo afirma el sacerdote egipcio Manetón, que en el siglo III a.C. señala que “Imhotep fue el inventor del arte de edificar con piedra cortada”.

Etiquetas: Egipto, Pirámides

COMENTARIOS