Encuentran una bodega de frutas con semillas de 3.000 años de antigüedad

Elena Sanz
Ver galería 10 sitios fósiles Patrimonio de la Humanidad

semillas-melonArqueólogos chinos han descubierto una bodega de frutas que contiene semillas de melón y albaricoque en excelente estado de conservación, si bien su antigüedad ha sido calculada en más de 3.000 años.

El pequeño depósito es un hoyo rectangular de unos 105 centímetros de largo, 80 de ancho y 205 de profundidad, según ha explicado Sun Zhouyong, investigador del Instituto Provincial de Arqueología de Shaanxi, que afirma que se trata de una antigua bodega para la conservación de frutas para los aristócratas. Dentro de la bodega los arqueólogos encontraron varios montículos de semillas que contenían alrededor de 500 huesos de albaricoque -108 de los cuales aún tienen la pulpa-, al menos 150 semillas de melón y 10 semillas de ciruela. Además de semillas de mijo y césped. La mayor parte estaban intactas.

Sun Zhouyong y sus colegas enviaron el año pasado tres nueces de albaricoque a la firma especializada Beta Analytic, en Florida (Estados Unidos), para someterlas a la prueba del carbono 14, a fin de determinar su edad real. Los resultados indicaron que tienen cerca de 3.000 años de antigüedad, es decir, que datan de un período entre los años 1380 y 1120 antes de Cristo. Según el investigador, todo apunta a que "los frutos fueron almacenados en un ambiente ácido y seco, por lo que la deshidratación fue muy lenta".

Los arqueólogos siempre han creído que Zhouyuan, donde fue descubierta la bodega, era la zona donde habitaba el duque Danfu, uno de los primeros líderes del clan Zhou. La región ha sido reconocida como la cuna de la dinastía Zhou del Oeste, uno de los primeros períodos de la historia escrita de China. El Libro de los Ritos, un libro de historia china compilado en la dinastía Han del Oeste (202 a.C. - 9 a.D.), señala que los melones, albaricoques, ciruelas y duraznos formaban parte de las categorías de alimentos preferidas por los aristócratas de la época. El texto indica, además, que los miembros de la dinastía Zhou también habían aprendido a cultivar árboles frutales en sus huertos.

Etiquetas: Arqueología, Civilizaciones, Europa

COMENTARIOS