El Muro de Adriano, frontera romana en Britania

Dentro del Parque Nacional de Northumberland (Reino Unido) se encuentra los restos de la muralla erigida entre los años 122 y 132 por el emperador romano Adriano.

Muro de Adriano
Ver test ¿Cuánto sabes sobre emperadores romanos?

El Muro o Muralla de Adriano funcionó como límite septentrional del territorio romano de Britania.

Esta antigua construcción defensiva se erigió por orden del emperador romano Adriano para defender al territorio britano sometido de las belicosas tribus de los pictos que se extendían más al norte del Muro, en lo que llegaría a ser más tarde Escocia (tras la invasión de los escotos provenientes de Irlanda).

Este limes fortificado se extendía 117 kilómetros desde el golfo de Solway, en el oeste, hasta el río Tyne, en el este, entre las poblaciones de Pons Aelius (actual Newcastle upon Tyne) y Maglona (Wigton).

La Muralla estaba construida con sillares de piedra y contaba con 14 fuertes militares principales y 80 fortines situados a cada milla romana (unos 1.500 metros, aproximadamente) que albergaban guarniciones en puntos clave de vigilancia, así como un foso y un camino militar.

Aún así, los pictos consiguieron atravesar esta mole de piedra en tres ocasiones: en 197, 296 y 367. Poco después, en el año 383, cuando Roma abandonó Britania para siempre el muro se vació de vida.

Aparte de la protección de la colonia romana, la función del Muro era mantener la estabilidad económica y crear condiciones de paz en la provincia romana de Britania.

Algunas de estas fortificaciones se han conservado sorprendentemente bien y hoy se pueden visitar, como Housesteads o Birdoswald, en Nortumbria.

Podían albergar entre 500 y 1.000 soldados y, en total, se calcula que el Muro estaba protegido por 10.000 tropas (entre caballería e infantería).

Hoy día aún subsisten importantes tramos de la Muralla, mientras que otras secciones han desaparecido al haber sido reutilizadas sus piedras en construcciones vecinas durante siglos.

Etiquetas: Arqueología, Imperio Romano, Romanos

COMENTARIOS