El expolio del mundo antiguo

Desde siempre, el hombre no ha podido resistirse a apropiarse de las posesiones de sus antepasados.

Muy Historia
Villa de Adriano

Robar tesoros arqueológicos ha sido una práctica habitual casi desde el mismo momento en que empezaban a quedar sepultados bajo la arena.

 

Desde siempre, el hombre no ha podido resistirse a apropiarse de las posesiones de sus antepasados, por una mezcla de motivos que no sólo tienen que ver con la necesidad de convertirlos en dinero, sino también con el magnetismo innegable que ejerce todo lo relacionado con lo antiguo.

 

Tan arraigada resulta esta poco recomendable costumbre que el primero en ser señalado públicamente con el dedo por presunto expoliador vivió en una fecha tan lejana como es el siglo XII a.C. Como no podía ser de otra forma, la acusación tuvo lugar en Egipto, la tierra donde más riquezas enterradas iban dejando sus gobernantes para llevarse a la vida futura.

 

El acusado se llamaba Paweera y no era un ladronzuelo cualquiera, sino el nomarca (alcalde) de la ribera occidental de Tebas, donde se situaban las tumbas del Valle de los Reyes. Y quien le acusó fue su homólogo de la orilla oriental de Tebas, llamado Paser, al que podríamos considerar el “bueno” de la historia.

 

Más información sobre el tema en el artículo Saqueadores del pasado escrito por de José Ángel Martos. Aparece en el último número de Muy Historia, dedicado a Grandes hallazgos arqueológicos.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

 

Etiquetas: Curiosidades, Egipto, Historia

COMENTARIOS