¿Cómo era una falange?

Aunque se remontaban a los sumerios, las falanges fueron muy perfeccionadas por los griegos.

J. A. Guerrero / S. M.
Reconstrucción de armas habituales utilizadas por la legión romana, como espadas o jabalinas.

El ciudadano-soldado heleno se conoció como hoplita, cuyo nombre deriva de su equipo: casco, escudo circular, coraza de bronce y grebas.

El hoplita, armado con espada corta y pica o doru, obtuvo sus mejores logros en formaciones cerradas, muy disciplinadas y entrenadas, llamadas falanges.

Aunque se remontaban a los sumerios, las falanges fueron muy perfeccionadas por los griegos, dándoles una profundidad de ocho filas, que avanzaban con el escudo de cada hombre protegiendo el expuesto brazo derecho de su compañero.

Un bosque de apretadas picas sobresalía por su frente, creando una barrera muy difícil de penetrar.

Estas formaciones permitieron al ejército griego –nunca excesivamente numeroso pero siempre muy bien entrenado– enfrentarse con éxito a sus eternos enemigos, los persas. Posteriormente, serían perfeccionadas por los reyes macedonios Filipo y Alejandro entre los años 356 y 336 a.C.

Tuvieron entonces una profundidad de hasta dieciséis filas y la nueva pica, llamada sarissa, era mucho más larga –entre tres metros y medio y siete–, lo que permitía que el frente ofreciera al enemigo seis puntas de lanza por cada hoplita.

A pesar de su rígida complejidad, la falange macedonia maniobraba extraordinariamente bien y estaba protegida en sus flancos por tropas más ligeras que usaban arcos, jabalinas y hondas y, en ocasiones, por la caballería pesada.

La falange dominó los campos de batalla hasta ser sustituida por la legión romana, cuya infantería pesada se desplegaba escaqueadamente, es decir, como los cuadros de un tablero de ajedrez.

Así, formaba en tres líneas, de menor a mayor veteranía, y posicionaba a la infantería ligera o velites en el frente. Cada fila se retiraba, si era necesario, entre los huecos de la siguiente, para reorganizarse de nuevo mientras ésta avanzaba, protegiendo siempre los flancos por cinco escuadrones de caballería cada uno.

Etiquetas: Ejército, Guerras, Historia

COMENTARIOS