Cicerón, el mejor abogado de Roma

Un gran literato y mejor letrado, Cicerón ha pasado a la Historia como uno de los personajes clave de toda la Antigüedad.

Jacobo Storch
ciceron222
Ver vídeo La destrucción de Pompeya

Con una sólida formación jurídica en Roma y de filosofía en Grecia, Cicerón es uno de los personajes clave de toda la herencia cultural de la Antigüedad. Su fama inicial se debió a su brillantez como abogado en el Foro, defendiendo casos en los que la alta política estaba siempre presente, lo cual le supuso buenos contactos para iniciar una carrera brillante a pesar de ser un provinciano novus homo sin antecesores de importancia. Así, pudo ir escalando peldaño a peldaño todos los puestos que forman el cursus honorum o currículo de un romano bien situado hasta alcanzar el Senado. En el año 63 fue elegido cónsul y su mayor momento de gloria se debió al descubrimiento de una conspiración protagonizada por su rival Sergio Catilina. Ferviente partidario de Pompeyo, no intervino en el asesinato de César pero se alineó con los conspiradores, lo cual acabó colocándole en la lista de proscritos elaborada por Marco Antonio, lo que provocó su muerte violenta.

Sin embargo, la fama de Cicerón se debe sobre todo a su brillantez como orador y político: famosos son sus discursos en defensa de numerosos casos difíciles, muchos de los cuales aún se conservan completos, entre los que destaca el de C. Verres, en el que participó como abogado de la acusación. Sus Verrinas siguen siendo una obra maestra del discurso jurídico y de recopilación de datos para el sumario. Otros tienen un contenido a favor de determinadas leyes, casi siempre en apoyo de las medidas que promovían los partidarios de leyes o ayudaban a éste en su escalada política, hasta su culminación en la obra De legibus, (Sobre las leyes).

Y el filósofo...

Su calidad como autor literario está presente en diversas obras poéticas y en sus traducciones de obras griegas. Es precisamente la ingente labor de Cicerón como comentarista de piezas de filosofía griega lo que más ha perdurado de él, pues creó el vocabulario básico en lengua latina de la filosofía griega clásica y cuya influencia se rastrea en los primeros Padres de la Iglesia, como san Ambrosio o san Agustín.

Etiquetas: Romanos

COMENTARIOS