¿Cuántos reyes han muerto atacados por un animal?

Encontrar la muerte porque una bestia se ha cruzado en tu camino no parece la mejor forma de acabar la vida.

Ana Ormaechea / S.M.
Piedra en Llueves (Asturias) que señala el lugar en que un oso mató al rey Favila.

Muchos reyes han tenido que pasar por semejante papelón. Por ejemplo, en la sociedad egipcia se llevaba mucho el fallecimiento a manos –o a pezuñas– de los hipopótamos. Así, Julio Africano cuenta cómo Narmer (hacia el 3.000 a.C.), primer faraón del Antiguo Egiptomurió arrollado por uno de estos mastodontes. La misma suerte corrió Aha (3007-2975 a.C.), el segundo faraón de la I dinastía, que falleció por las heridas que recibió durante una cacería de hipopótamos.

En territorio español, en concreto en Asturias, se ubica el primer oso regicida del que se tiene conocimiento. Este plantígrado acabó con la vida del rey astur Favila –sucesor de Don Pelayo– en el siglo VIII.

De hecho, la aldea de Llueves todavía recuerda cada año aquel asesinato que, además, ha dejado herencia en el lenguaje español, ya que al despechado animal debemos el dicho popular “espabila Favila, que viene el oso”.

Por cumplir con la cuota hablaremos de Brunekhilda, una reina visigoda que quedó enganchada en el estribo de su caballo y falleció arrastrada por éste.

Una de las muertes más célebres y recientes a manos de una bestia fue la de Alejandro I de Grecia (1893-1920). El monarca heleno falleció por culpa del mordisco con que le obsequió uno de los monos que vivían en los jardines de su palacio. Realmente es de animal poco agradecido matar a tu dueño…

Etiquetas: Curiosidades, Historia

COMENTARIOS