Obras de Leonardo Da Vinci

Santa Ana, La Virgen y El Niño

Realizado entre 1508 y 1510 y conservado en el Museo del Louvre, este cuadro es otra de las obras maestras del artista italiano. La Virgen María aparece sentada sobre el regazo de Santa Ana, su madre, intentando separar con cariño a Jesús del corderillo, símbolo de la pasión y el sacrificio marcados por su destino. El Niño Jesús hace caso omiso y se abraza al animal, aunque vuelve su cabeza para mirarla. Uno de los aspectos curiosos de este cuadro está en el contorno del manto de la Virgen: al trazarlo, se aprecia una figura que, si la giramos a la derecha, se identifica con un buitre. 

Etiquetas: Arte, Historia, Leonardo da Vinci, Renacimiento

COMENTARIOS