El comienzo de la Era Vikinga

Con el saqueo de Lindisfarne, el 8 de junio de 793, se inició la Era Vikinga.

Lindisfarne
Ver test ¿Cuánto sabes sobre inventos?

La Era Vikinga se extendió desde finales del siglo VIII hasta el siglo XI. En ese período, este pueblo procedente de Escandinavia saqueó y conquistó numerosos lugares de Europa y se asentó en ellos. Pronto la fama de su ferocidad se convirtió en legendaria. Muchos historiadores consideran como punto de partida de dicha Era el ataque al monasterio de la isla de Lindisfarne, en la costa inglesa del mar del Norte, que según los Anales de Lindisfarne se produjo el 8 de junio del año 793. En el asalto, los vikingos arrasaron el monasterio a sangre y fuego, lo cual causó pavor y consternación en la Cristiandad en cuanto se tuvo noticia de ello.

Así, Alcuino de York, intelectual de la corte de Carlomagno, escribió sobre el brutal ataque: “El lugar más sagrado de toda Gran Bretaña ha sido empapado con la sangre de los sacerdotes del Señor, y todas sus pertenencias han sido robadas”. Los vikingos no habían respetado un recinto religioso, lo que resultaba insólito en la Edad Media en los reinos europeos. Por eso, los monjes pensaron que tal profanación sólo podía ser obra de criaturas diabólicas: a partir de entonces, los textos de la época describen a los hombres del Norte como la “cohorte siniestra”, entre otros calificativos luciferinos.

Lo cierto es que los monasterios y abadías del mar del Norte eran una presa fácil y tentadora para este pueblo guerrero y navegante: se hallaban diseminados en pequeñas islas o lugares costeros sin protección militar alguna y estaban llenos de riquezas. Un botín muy jugoso, que hizo de aquellas incursiones costumbre, en algunos casos muy reiterada: la abadía de la isla de Iona, en las Hébridas escocesas, fue asaltada en los años 795, 802, 806 y 825. No es de extrañar, pues, que al ver perfilarse en el horizonte la proa de sus famosos y temidos drakkars, los monjes huyeran despavoridos gritando: “¡Que vienen los vikingos!”.

Etiquetas: Edad Media, Europa, Guerras, Iglesia, Navegación

COMENTARIOS