Las momias de los amantes de Teruel

Al visitar Teruel todavía es posible hacer un viaje en el tiempo a través de la contemplación de dos momias medievales: son Isabel y Diego, los Amantes de Teruel, que esperan el fin de los tiempos en su Mausoleo.

Juan José Barragán
amantes
Ver galería Amores históricos

Cuando se cumple el 800 aniversario de la muerte de los Amantes de Teruel, ocurrida en 1217, todavía podemos visitar a los supuestos amantes, Juan Martínez de Marcilla y su amada, de nombre desconocido, hija de Pedro Segura, según consta en el documento más antiguo que se conoce sobre los mismos.


El descubrimiento

En el año 1555, durante unas obras realizadas en la Capilla de los Santos Cosme y Damián de la Iglesia de San Pedro, en Teruel, aparecen dos momias, un hombre y una mujer, enterrados juntos. Estuvieron expuestas hasta el año 1578, año en que vuelven a ser enterradas por orden del Obispo.

 

El redescubrimiento

En 1619, Juan Yagüe de Salas, secretario del Concejo de Teruel, promueve la excavación de la capilla, volviendo a encontrar las momias de los Amantes. El motivo es que había encontrado un acta notarial del año de su descubrimiento, 1555, y quería demostrar la veracidad del hecho, puesto en cuestión por otros eruditos, al haber publicado Yagüe su gran obra en verso dedicada a los Amantes sólo tres años antes, en 1616, titulada "Los Amantes de Teruel, epopeya trágica, con la restauración del Sobrarbe y conquista del Reyno de Valencia". Estuvieron nuevamente expuestas hasta 1675, año en que fueron guardadas.

 

Amantes de Teruel

A pie tendido

A principios del siglo XVIII vuelven a exponerse al público, nuevamente, puestas de pie, en el Claustro de la Iglesia de San Pedro. En 1854 se instalaron en un templete de madera realizado por Lacarrier, en el mismo lugar.


La procesión solemne

Ocurrió en 1902, cuando gracias a Federico Andrés, alcalde de Teruel, fueron depositadas en una capilla anexa a la Iglesia de San Pedro, de forma digna, tumbados en dos sepulcros de madera abiertos. En aquel día las llevaron públicamente por varios lugares significativos del centro de la ciudad, ensalzándolas como héroes.


El mausoleo

Realizado por Juan de Ávalos en 1956, de mármol y bronce, es donde descansan actualmente, en la sede de la Fundación Amantes de Teruel.


Curiosidades

Cuando se descubrieron estaban muy bien conservadas. Ella todavía conservaba los ojos, además del pelo, sus manos…
Están datadas a principios del siglo XIV por carbono 14, pero no es un dato concluyente, debido a su manipulación constante.  

El propio Juan Yagüe de Salas aprecia que ella pudo haber tenido un hijo, por el ancho de sus caderas.

Juan José Barragán

Fotos cortesía de la Fundación Amantes de Teruel

Etiquetas: Amores históricos, Arqueología, Leyendas

COMENTARIOS