Francisco de Asís, el santo de los pobres

San Francisco, fundador de los franciscanos y de otras dos órdenes religiosas en la Edad Media, murió el 3 de octubre de 1226.

San Francisco
Ver galería Historia de la Lucha contra el Racismo

Hace 790 años fallecía en su localidad natal de Asís (Assisi, en italiano), en la región del centro de Italia llamada Umbría, uno de los personajes religiosos más queridos y carismáticos de todos los tiempos: Francisco de Asís, nacido Giovanni di Pietro Bernardone en 1181. Hijo de un rico comerciante de telas que formaba parte de la incipiente burguesía de Asís y que viajaba con frecuencia a Francia, precisamente recibió de niño el apelativo de Francesco (francesito) por su afición a la lengua francesa y los cantos trovadorescos, que le valdría otro sobrenombre: el de "juglar de Dios". Aunque el más emblemático es el de il poverello d'Assisi, el "pobrecito de Asís", por su abrazo de la pobreza como forma de vida.

Nada hacía presagiar ese camino: en sus años juveniles, aparte de recibir una esmerada educación en la que aprendió latín, se caracterizó por su despreocupación y liberalidad con el dinero, que gastaba en grandes cantidades con sus amigos en diversas correrías. Como hijo de un potentado ambicionaba el éxito, y en 1198 entró a formar parte del ejército papal en su lucha contra el Sacro Imperio Germánico. En 1202 fue hecho prisionero y estuvo un año cautivo; pero el hecho más trascendental para su futuro ocurrió en 1205: en un viaje a Apulia, escuchó una voz que identificó con una revelación divina. A su vuelta, se había convertido en un joven meditativo, solitario y desapegado de lo material.

A partir de ese momento, el giro en su vida y su persona fue radical. Pasó un tiempo conviviendo con leprosos, vendió todos los bienes que tenía –y algunos de su padre, lo que lo enfrentó a éste, que llegó a encadenarlo en un calabozo– para reconstruir iglesias y capillas en ruinas y, finalmente, proclamó ante su familia y el obispo de Asís su renuncia a las riquezas terrenales, despojándose de sus vestimentas, y su abrazo de la pobreza a imitación de Cristo. En 1209 fundó la Orden Franciscana, que arrancó con once discípulos y se basaba en la total austeridad, la atención a los humildes, el trabajo agrario, el amor a todas las criaturas de la creación y la colecta de limosna para subsistir (de ahí que se les llamara "los monjes mendicantes"). Después de algunas reticencias, la Orden fue aprobada por el papa, y a partir del Concilio de Letrán de 1215 inició su expansión.

En 1219, viajó a Chipre y Egipto e intentó, sin éxito, convertir a los musulmanes. Antes de su muerte –acaecida el 3 de octubre de 1226, a los 44 años–, llegó a fundar otras dos órdenes religiosas, sancionadas por el poder papal: las Hermanas Clarisas y la Orden Seglar o Tercera Orden, que permitía a hombres y mujeres laicos vivir el Evangelio según las enseñanzas franciscanas. También compuso el Cántico de las Criaturas –asimismo conocido como Cántico del Hermano Sol–, una alabanza de la naturaleza que lo convierte en precursor del ecologismo. Fue canonizado como San Francisco de Asís en 1228 y su festividad es el 4 de octubre. El papa actual, Francisco I, lleva su nombre en homenaje al santo de los pobres.

Etiquetas: Catolicismo, Cristianismo, Edad Media, Iglesia, Imperio, Italia, Papas, Personajes famosos

COMENTARIOS