El tesoro perdido de Juan sin Tierra

Hace ocho siglos, el 12 de octubre de 1216, el fastuoso tesoro del rey de Inglaterra Juan sin Tierra desapareció en el estuario de Wash.

Juan sin Tierra
Ver galería Los 10 reyes que han durado más en el trono

Juan I de Inglaterra, hermano y sucesor en el trono de Ricardo Corazón de León, ha pasado a la Historia como Juan sin Tierra y como un monarca de extrema crueldad e ineptitud. Y también por haber poseído y perdido una enorme fortuna de forma accidental y misteriosa. El suceso, que además pudo precipitar su muerte, tuvo que ver con las disputas del rey con los barones ingleses. Tras diversas vicisitudes, estos solicitaron abiertamente la ayuda de Luis VIII de Francia, al que invitaron a invadir las Islas Británicas y sustituir a Juan en el trono. La guerra estaba servida.

Así, en la primavera de 1215, los franceses desembarcaron en Kent. Juan, tras un año de guerra sin cuartel contra estos y contra los nobles, decidió refugiarse en la ciudad portuaria de Lynn, en la que todavía contaba con suficientes apoyos. El monarca de la estirpe de los Plantagenet partió con el objetivo de trasladar allí provisionalmente su corte y llevó consigo sus abundantes riquezas –las Joyas de la Corona–, pero una súbita enfermedad (según algunas fuentes, habría sido envenenado) lo obligó a cambiar de ruta y poner rumbo a Lincolnshire.

No se sabe con certeza cómo ocurrió pero, en el transcurso de este viaje y cuando la comitiva real atravesaba el estuario de Wash, el tesoro desapareció sin dejar rastro. Según unas fuentes, una fuerte marejada hizo que el convoy en que iban las joyas se hundiera en las aguas; según otras, alguien aprovechó el caos para robarlas. Sea como fuere, sucedió el 12 de octubre de 1216 y Juan sin Tierra, ya agotado por la enfermedad y el viaje, no logró recuperarse de este golpe. Unos días después, el 18 o el 19 de octubre, murió en el castillo de Newark.

Etiquetas: Edad Media, Europa, Francia, Gran Bretaña, Guerras, Monarquía, Reyes de Inglaterra

COMENTARIOS