El esplendor de la capital del shogunato: Edo

Tras el fallecimiento del poderoso dictador militar Toyotomi Hideyoshi, los señores feudales japoneses se enfrentaron en una lucha sin cuartel para dominar el gobierno de la nación.

Muy Historia
Samurai

En 1600, cada facción envió a sus mejores guerreros a la batalla de Sekigahara, cuyo desenlace iba a decidir el destino del país. Cerca de cien mil samuráis participaron en una lucha violentísima que duró tres interminables días. Los vencedores fueron los samuráis comandados por Tokugawa Ieyasu, que se hizo con el poder e inició el shogunato de Tokugawa; tomando Edo –actual Tokio– como centro neurálgico de Japón y también en la sede de un mundo de sexo, arte y refinamiento.

Para evitar posibles sublevaciones, el nuevo shogún impuso un sistema de servidumbre llamado sankin kotai, según el cual los señores feudales (daimios) tenían la obligación de residir un año en sus feudos y el siguiente en Edo (actual Tokio), dejando a algunos familiares como rehenes en la nueva sede del régimen militar. Esta medida debilitó a los daimios, que tuvieron que desembolsar enormes cantidades de dinero para sus desplazamientos a Edo y los de sus numerosos séquitos, que en algunos casos se componían de 3.000 y hasta 5.000 personas.

El sankin kotai tuvo también consecuencias económicas positivas. La medida del shogunato de mejorar los principales caminos que recorrían Japón para facilitar los traslados temporales de los señores feudales a la capital reactivó el intercambio de bienes y personas. El camino del Tokaido, que unía Edo con Kioto, se llenó de legiones humanas que lo recorrían a pie, a caballo o en palanquines.

Aunque Kioto siguió siendo la sede de la corte imperial, Edo se convirtió en la ciudad de mayor tamaño y en el centro neurálgico del régimen militar o shogunato, también llamado Bakufu. En los dos siglos y medio que duró la etapa Tokugawa, Japón disfrutó de una estabilidad política sin precedentes que a la larga facilitó el progreso económico del país.

Remite al artículo El mundo flotante de Edo, de Fernando Cohnen en la revista Muy Historia número 71.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.


Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Historia en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: Edad Media, Japón

COMENTARIOS