Atascos en Hispania

Las calzadas conectaban las ciudades con Roma y fueron fundamentales.

Elena Sanz

calzada-romanaLas calzadas, verdaderas obras de ingeniería que conectaban las ciudades con Roma, jugaron un papel fundamental para el desarrollo político, militar, económico y cultural del Imperio.

Asociadas a las vías romanas se encontraban las posadas (mansiones, mutationes), donde el viajero podía descansar y cambiar las caballerías. En los laterales de los caminos oficiales se colocaban los miliarios, piedras circulares en las que estaba escrita la milla (1.481 metros) en la que el viajero se encontraba.

Las vías o calzadas romanas, aún visibles en muchos tramos, constituyen una parte esencial del legado romano. Aunque las fuentes de época romana (Itinerario de Antonino, anónimo de Rávena) y los datos arqueológicos no permiten reconstruir un mapa completo de las vías romanas en la península Ibérica, la información disponible nos revela que el objetivo primordial del trazado viario es la explotación de los recursos económicos: valle del Ebro, valle de Guadalquivir y noroeste peninsular son las zonas con mayor densidad viaria, al igual que los principales centros administrativos: Mérida, Córdoba y Zaragoza. Se observan con claridad cuatro grandes ejes: la vía Augusta, que recorría la costa Mediterránea desde los Pirineos hasta Cartago Nova (Cartagena), desde donde penetraba en el valle del Guadalquivir, hasta Gades (Cádiz); la vía o ruta de la Plata, que enlazaba Augusta Emerita (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga), con prolongaciones hacia Onuba (Huelva), por el sur, y hacia Legio (León) y Gijón, por el norte; la vía que desde Mérida enlazaba con Caesaraugusta (Zaragoza) y Tarraco (Tarragona); y, finalmente, la gran vía que atravesaba la Meseta norte al pie de la cordillera Cantábrica desde Asturica hasta Caesaraugusta.

Aunque algunas vías ya existían desde el periodo republicano, fue en época de Augusto cuando se define el plan viario de Hispania. Dicha red quedará rematada a finales del siglo I, aunque las calzadas requirieron reparaciones continuas durante todos los siglos de existencia del Imperio.

Ángel Morillo

Etiquetas: Curiosidades, Historia, Julio César, Romanos

COMENTARIOS