Atardecer en la isla de Pascua

A 3.700 km de la costa de Chile y a 1.700 del atolón más cercano se encuentra la isla de Pascua.

Moáis de la Isla de Pascua.

Situada en medio del océano Pacífico y plagada de incógnitas, Rapa Nui era el nombre original de este lugar, hoy conocido como isla de Pascua. Los rapanui, el pueblo que la habitaba, fue capaz de erigir una de las grandes maravillas arquitectónicas de todos los tiempos: los moáis, unas monumentales estatuas de hasta 10 metros de altura y de un peso superior a las 10 toneladas. Esta isla de paisaje espectacular es el sitio perfecto para huir de las ciudades y adentrarse en la misteriosa civilización Rapa Nui. En Hanga Nui, en la costa noroeste, se encuentra Ahu Tongariki, un conjunto de quince esculturas de piedra sobre la plataforma ceremonial más grande de la isla, un lugar idóneo para fotografiar las puestas de sol. A las afueras de Hanga Roa se localiza otro impresionante centro ceremonial, Ahu Tahai, donde se puede ver el único moái que conserva sus ojos originales, de coral blanco.

Pero, además de los monumentos de piedra, la isla esconde la paradisíaca playa de Anakena, los restos de la ciudad de Orongo (donde se puede ver el petroglifo del Hombre-Pájaro) o la belleza del cráter del volcán Rano Kau. Para despedirnos, nada como las vistas panorámicas que nos ofrece el Monte Terevaka.

Etiquetas: América, Historia, Monumentos

COMENTARIOS