¿Quién era Virginia Oldoini, la mujer del sexo imperial?

La aristócrata italiana Virginia Oldoini, condesa de Castiglioni, se convirtió en amante de Napoleón III para espiarle.

Virginia Oldoini, condesa de Castiglione

 

La italiana Virginia Oldoini (1837-1899), condesa de Castiglione, fue considerada como la mujer más bella de su época y utilizó sus encantos para conseguir atraer la atención de los más importantes hombres de Estado. Su primo Cavour, primer ministro de Víctor Manuel II de Cerdeña y el Piamonte, la reclutó para que conquistara a Napoleón III de Francia y obtuviera información y apoyo del país vecino. Y con esa misión llegó a París.

 

Misión posible

Virginia consiguió llegar al lecho del Rey y se ganó el apodo de “la mujer del sexo de oro imperial”. La relación duró algo más de un año y la Castiglioni logró su objetivo, puesto que Francia se enfrentó a Austria para que abandonara los territorios ocupados en Italia, facilitando así la unificación de este país. Su marido, el conde de Castiglioni, que la había acompañado a París, estaba al tanto de su misión y la apoyaba. De vuelta a Turín, con la satisfacción del deber cumplido, y luego de nuevo en París, la vida de la condesa continuó de romance en romance con figuras principales de la nobleza y la política, hasta que acabó sus días sola en la capital francesa a los 62 años. Pero entonces ya no la llamaban "la mujer del sexo de oro imperial", sino "la loca de la plaza Vendóme".

Etiquetas: Espionaje, Francia, Italia
COMENTARIOS