¿Quién fue la elefanta Topsy?

En 1903, Edison electrocutó a una elefanta llamada Topsy para demostrar que la corriente de Tesla era peligrosa.

La elefanta Topsy
Ver test ¿Cuánto sabes sobre inventos?

Topsy tenía 28 años y había sido una de las principales atracciones del parque, una magnífica elefanta de tres toneladas que hacía las delicias de los visitantes. Sin embargo, sus violentos arrebatos le llevaron a matar a tres hombres en menos de tres años, el último de ellos el borracho de su cuidador, que le daba de comer cigarrillos encendidos.

Los propietarios de Luna Park decidieron deshacerse de Topsy. Fue entonces cuando el prestigioso Thomas Alva Edison en persona propuso que utilizaran un sistema que él y uno de sus colaboradores venían desarrollando desde hacía algunos años.

El 4 de enero de 1903, ante 1.500 personas, Thomas Edison se dispuso a demostrar la peligrosidad de la corriente alterna diseñada por su adversario en la guerra de corrientes, Nikola Tesla.

Para ello Edison envió a sus técnicos, que colocaron a Topsy sobre una plataforma metálica y dispusieron en torno a ella todo tipo de electrodos, en la cabeza y en los pies y electrocutó a una elefanta domesticada del Forepaugh Circus de Coney Island, que sus propietarios querían sacrificar porque había matado a tres hombres.

En principio, habían decidido ahorcarla pero la Asociación Americana de Protección de Animales se lo prohibió.

Antes de electrocutarla, a Topsy –así se llamaba la elefanta–, le dieron de comer zanahorias rellenas de cianuro. A continuación, se le aplicó corriente alterna procedente de una fuente de 6.600 voltios, que la mató en menos de un minuto. El suceso y quedó registrado en una película filmada sobre la muerte de Topsy que se vio en todo el país.

Después de la muerte de Topsy, el Luna Park fue destruido por un terrible incendio. Hoy en día la película de Edison es lo único que queda. Aún se puede ver, si uno pregunta a los encargados, en el Museo de Coney Island. En 2003, se inauguró un monumento en honor a Topsy en el Coney Island Museum.

COMENTARIOS