¿Quién fue el mayor impulsor del teatro español en el siglo XIX?

El francés Juan Grimaldi residió en España entre las décadas de 1820 y 1830, revolucionando los esquemas teatrales imperantes hasta el momento.

El teatro Español
Ver test ¿Cuánto sabes sobre Shakespeare?

Desde las formas de interpretación hasta los cánones de escenografía e iluminación y la incorporación de autores franceses a los teatros españoles, Grimaldi renovó la escena teatral del momento y la dirigió hacia la gran revolución del romanticismo.

El futuro director de dos teatros madrileños, llegó a España en 1823 con las tropas de los llamados Cien Mil Hijos de San Luis para sofocar el Trienio Liberal y terminó instalándose en Madrid.

Habitual de "El Parnasillo", la tertulia del Café del Príncipe, estuvo involucrado en política, se manifestó siempre partidario de las iniciativas moderadas de la Regenta María Cristina y del Primer Ministro Ramón María Narváez.

Durante los trece años de estancia en España, Grimaldi se situó en el verdadero centro de la actividad intelectual del país. Los autores más activos de la época confirman con unanimidad la alta posición de influencia y respeto que gozó, aunque haya caído en el olvido por razones que hoy se desconocen.

José Zorrilla lo denominó "el director más inteligente que han tenido nuestros teatros".

Escribió su propia obra de teatro, La pata de la cabra, estrenada en 1926.

Llevo a las tablas del teatro a actrices como Matilde Díez –designada como primera actriz de cámara por la reina Isabel II–, que la contrató para trabajar en Madrid, cosechando su primer éxito con la obra Clotilde, de Federico Soulié.

Promocionó también la actividad de jóvenes nuevos talentos como Mariano José de Larra o Bretón de los Herreros.

Abandonó España en 1836 y terminó residiendo en París hasta su fallecimiento. Allí continuó actuando como agente del gobierno español. En 1848 fue nombrado Cónsul General por Narváez, cargo que mantuvo hasta su muerte.

Su fama le sobrevivió, llegando a ser mencionado en novelas de ficción de Benito Pérez Galdós o Antonio Buero Vallejo.

COMENTARIOS