¿Qué rey de la corte española fue más supersticioso?

A Alfonso X le apasionaba la magia, la alquimia, la astrología y las ciencias ocultas en general.

Alfonso X el Sabio

Alfonso X el Sabio fue uno de los personajes más importantes de la Edad Media y su reinado estuvo marcado por el esplendor de la cultura. El monarca descendía de una estirpe, según él, "sagrada", por parte de ambos progenitores, Fernando III el Santo y Beatriz de Suabia. De pequeño acompañó a su padre en su particular cruzada contra los infieles musulmanes.

En una de las expediciones bélicas creyó tener una visión celestial: fue testigo de la aparición del apóstol Santiago con una espada en la mano, encabezando una legión de blancos caballeros.

Los problemas psicológicos de Alfonso no hicieron más que aumentar con la edad. Sufrió depresión, ansiedad, miedo, etc. Algunos de sus hijos le llamaban "loco" y "leproso", quizás por su repugnante aspecto físico: ojos fuera de órbita, úlceras en la nariz, tumor maxilar, pústulas en las piernas...

Estaba convencido de la influencia de los astros en las personas y de que a través de ellos se podía leer el futuro.

Estudió las cualidades benéficas o perjudiciales de las piedras y los minerales y los influjos que ejercen sobre ellos los signos zodiacales.

También el simbolismo de los números, en especial el 7, estuvo siempre presente en sus tratados.

De hecho, algunos de ellos contenían esta cifra en su título –El Setenario o Las siete partidas–, que además solían estar divididos en siete partes.

COMENTARIOS