¿Qué quiere decir la palabra "faraón"?

El término “faraón” era un epíteto tardío y los egipcios preferían nombres más cortos (neb o señor, nesu o rey), mientras que las inscripciones públicas se referían al monarca con una larga titulatura.

Faraón
Ver galería Los 10 reyes que han durado más en el trono

Derivado de la palabra per-aa (literalmente "casa grande", "palacio"), faraón es un vocablo tardío, pues no aparece por vez primera hasta el Imperio Nuevo. Antes se le designaba con otros nombres y su titulatura completa incluía cinco: el "nombre de Horus" era el principal y se inscribía dentro de una cartela rectangular o serekh, que representaba a la Casa Grande o palacio real. Encima de esa cartela, el signo de Horus en forma de halcón recuerda que se trataba del dios de todo Egipto, con el cual se identificaba el rey.

El siguiente era el "nombre de las dos señoras", o nombre nebti, que señalaba que el monarca estaba bajo la protección de Nejbet, la diosa buitre del Alto Egipto, y de Uadyet, la diosa cobra del Bajo Egipto.

El tercer epíteto real era el "nombre de Nesu-bit", o nombre del trono, con el cual se mostraba que el rey "pertenecía a la juncia y a la abeja, señor del doble país", es decir, que cuando se colocaban estos dos símbolos del Alto y el Bajo Egipto encima del nombre real quería decir que se trataba del “rey del Alto y el Bajo Egipto”.

A estos tres nombres se les añadieron otros dos más: el "nombre de Horus de oro", con referencia a alguno de los principales hechos de su biografía, y el "nombre de Ra y señor de las dos coronas", o nombre del nacimiento, que vuelve a hacer mención al origen divino del rey (sa Ra o hijo de Ra) y su condición de dueño de todo el valle del Nilo.

Además de la escritura, las estatuas colosales servían para representar la grandeza del faraón, como es el caso de Ramsés II en Abu Simbel.

Etiquetas: Egipto, Monarquía
COMENTARIOS