¿Qué música se escuchaba en la Edad Media?

Aparte de la música sacra, preferida por nobles y religiosos, el pueblo gustaba de las canciones profanas que componían y cantaban los trovadores.

Un trovador y un bufón del siglo XIV

Durante la Edad Media, los cantos gregorianos fueron la música sacra más importante y más escuchada por nobles y hombres y mujeres de Iglesia. Tanto los monjes como los religiosos de muchas congregaciones componían aquella música, que ha llegado hasta hoy y se continúa apreciando, para hacer más solemne la liturgia. Sin embargo, las melodías preferidas por el pueblo eran las profanas, aquellas que tañían y entonaban los trovadores y, siglos más tarde, sus sucesores, los troveros.

 

Producción de la trova medieval

Los primeros eran poetas y músicos que interpretaban sus cantos en las cortes europeas en torno al siglo XI. Han llegado hasta nosotros más de 275 canciones de distinto tipo: cansó (dedicada al amor), sirventés (alabanzas al noble que sostiene al trovador) y canción del alma (despedida del amante). Los troveros tomaron el relevo en el siglo XII, pero su público estaba más vinculado a la burguesía. Estos últimos nos legaron un repertorio de 275 melodías de distinta temática, como el laís (queja amorosa) o la canción de mal casada (las protestas realizadas por una mujer desposada con un hombre mayor).

COMENTARIOS