¿Qué fue la Guerra de las Patentes?

Se trató de una lucha por el control del monopolio del cine que, a principios del siglo XX, enfrentó a Edison con otros empresarios y dio origen a Hollywood.

¿Qué fue la Guerra de las Patentes?
Ver galería 12 batallas de cine

Se conoce como Guerra de las Patentes la disputa que tuvo lugar en Estados Unidos entre 1897 y 1908 por el control del monopolio del cine a nivel internacional. En el centro de esta lucha se situó el inventor y empresario Thomas Alva Edison, cuyo kinetoscopio –presentado en 1891; por tanto, anterior al cinematógrafo de los hermanos Lumière (1895)– le había reportado grandes beneficios hasta 1896. Ese año se presentó en Nueva York el cinematógrafo, técnicamente muy superior. Edison contraatacó con un nuevo aparato, el vitascopio, pero el catálogo de películas y la versatilidad del proyector de los Lumière le ponían difícil competir.

Así, las cosas, el magnate presionó a las autoridades estadounidenses hasta conseguir que en 1897 se aprobasen severas leyes proteccionistas que supusieron la retirada a los Lumière de la licencia de explotación de su invento en suelo americano y la expulsión de sus representantes. La Edison Co y otras nuevas productoras como la Biograph Co (conducida por un antiguo colaborador de Edison, William K. Laurie Dickson) o la Vitagraph aprovecharon el vacío legal para vender como propias las películas de la competencia, en particular las europeas. Y unos y otros empresarios se enzarzaron en un interminable rosario de demandas para defender sus respectivos derechos y, de paso, hacerse con el control de toda la emergente industria cinematográfica: empezaba la Guerra de las Patentes.

La "contienda" se cerró en 1908 cuando Edison logró –tras más de 500 procesos judiciales– ver reconocido el derecho, por su patente del kinetoscopio, a recibir un canon de otros empresarios por el uso de cámaras, película virgen y proyectores. Sus grandes competidores decidieron enterrar el hacha de guerra y formaron con él el primer trust del cine, Motion Picture Patents Company. Sin embargo, hubo autores y productores independientes que se rebelaron contra este monopolio. Los rebeldes resolvieron crear una entidad alternativa, General Film Company, y trasladaron sus estudios a California. Y esa, ni más ni menos, fue la semilla de la que surgiría poco después, en 1911, la industria de Hollywood.

COMENTARIOS