¿Por qué se llamó 'garrote vil'?

El garrote vil fue la máquina usada en España para aplicar la pena capital. Su nombre tiene que ver con el sistema de clases de la Edad Media.

Garrote vil
Ver galería Muertes absurdas de famosos de la Historia

Aunque hoy parece una broma macabra, la introducción del garrote vil -un collar de hierro atravesado por un tornillo acabado en una bola que, al girarlo, causaba a la víctima la rotura del cuello- como instrumento para ejecutar la pena de muerte fue una medida "compasiva". El método anterior más común en España, la horca, causaba una prolongada agonía al reo, mientras que el garrote resultaba más rápido. Fue establecido en nuestro país como único medio de ejecución legal por el rey Fernando VII, en 1828, como regalo de cumpleaños "a mi muy amada esposa la Reina", pero en formas mucho más primitivas -una soga retorcida con un palo o con un aro metálico- ya existía desde el siglo XV. Y siguió siendo la "máquina de matar" hasta la eliminación de la pena de muerte en la Constitución de 1978, con una breve interrupción: el Código Penal de la Segunda República lo abolió en 1932, pero el 11 de octubre de 1934 (hace ahora 82 años) se reimplantó para delitos graves contra el orden público.

Pero ¿por qué se llamó a este método "garrote", y por qué "vil"? Ambos, el sustantivo y el adjetivo, vienen de más atrás; concretamente, de la Edad Media. Así, en el sistema de clases del medievo, el llamado régimen estamental que dividía a la sociedad en tres estamentos -nobleza, clero y tercer estado o estado llano (el pueblo o la plebe)-, también la forma de ser ejecutado estaba en función de la posición social. Mientras que la decapitación con espada se consideraba pena reservada a los nobles, a los "villanos" -habitantes de las villas, es decir, plebeyos- se los mataba de forma más vulgar, mediante garrote; o sea, partiéndoles el cuello a garrotazos. Y se le llamó, por tanto, garrote vil por ser propio de villanos o gentes sin privilegios jurídicos. Luego, tanto en España como en Portugal (y en las colonias de América), se sustituyeron los garrotazos por la compresión y rotura de las vértebras, pero el nombre se conservó.

COMENTARIOS