¿Por qué es tan raro el teatro japonés?

Se ha dicho que el teatro en Japón es un sistema filosófico puesto al servicio del entretenimiento.

A. Porlan / S. M.
Actuación de noh, estilo del siglo XIV.

El teatro japonés constituye uno de los grandes logros de esta cultura.

Al margen del concepto occidental de teatro derivado de Grecia, ha ido evolucionando a lo largo de los siglos en busca de la perfección, sin salirse de unas normas fijas que persiguen suscitar la emoción dramática por medio de la elegancia y la belleza.

Su historia es tan compleja, posee tantas ramas y estilos que para conocerlo a fondo se precisan años de estudio.

Sus dos modalidades más conocidas son el noh, que surge en el siglo XIV, y el kabuki, que lo hace en el XVII.

Ambos ponen en escena dramas musicados y danzados, pero con grandes diferencias. El actor de noh debe dominar el canto y el baile, y ser capaz de encarnar a un anciano, un guerrero o una mujer.

La acción no discurre (aunque puede hacerlo) de manera lineal, sino que alterna pasado con presente, o incluso puede retroceder del hoy hacia el ayer.

El kabuki surgió como una alternativa del noh que terminó consolidándose en un estilo propio. Fijó un escenario consistente en una plataforma giratoria con ramificaciones en forma de pasarelas (hanamichi) entre el público, lo que facilita el contacto con los espectadores.

Además, las obras incluyen una serie de elementos coreográficos tan deslumbrantes como eficaces.

Etiquetas: Historia, Japón, Teatro
COMENTARIOS