¿Por qué era tan mala la caligrafía de Agatha Christie?

Agatha Christie, tenía una ilegible caligrafía a causa de un problema de coordinación muscular llamado disgrafía.

María Fernández Rei
¿Por qué era tan mala la caligrafía de Agatha Christie?

La escritora de historias detectivescas más famosa, Agatha Christie, tenía una ilegible caligrafía a causa de un problema de coordinación muscular llamado disgrafía. Han visto la luz parte de sus diarios personales escritos a mano, lo que supuso una labor editorial bastante dificultosa por la complicada interpretación de su letra.

 

La disgrafía supone cierta incapacidad para escribir, aunque las personas que la sufren pueden escribir, cuando se lee lo que plasman en papel son letras imposibles de descifrar. Agatha Christie, también conocida como “la reina del crimen”, consciente de esta dificultad consideró que si ella no podía, otros podrían por ella, así que contrató a un asistente al que dictaba todas sus obras.

 

Los cuadernos caligrafiados por la popular escritora se desterraron del olvido en el 2004, cuando fallece su hija Rosalind Hicks. Fue en la residencia familiar de Greenway donde se descubrió el extraordinario legado, pero no sería hasta que el archivero, John Curran, comenzó a descifrar su letra cuando se hizo más latente la magnitud del descubrimiento, ya que junto con sus cuadernos personales aparecieron dos historias inéditas de Hercules Poirot.

 

La Historia de la Literatura ha podido gozar de tener en sus filas la prolífica producción literaria de Christie, gracias a que ella se enfrentó a sus impedimentos físicos, y supo ponerles remedio sin menoscabar, en absoluto, su espléndida imaginación, esa que fue capaz de crear personajes literarios como Hercules Poirot o Miss Marple, protagonistas de sus novelas policíacas y tan queridos por sus acérrimos lectores.

COMENTARIOS