¿Dónde y cómo fue la Expo Universal de 1928?

Supuso un gran acontecimiento para Barcelona, no sólo desde el punto de vista cultural y económico, sino también desde el urbanístico y el arquitectónico.

Palau de Monjuic
Ver galería Las líneas de Nazca vistas desde el cielo

La idea de la exposición comenzó a gestarse en 1905 y en 1913 se decidió su ubicación definitiva en Montjuic. Debido al auge de la industria eléctrica desde finales del siglo XIX se pensó realizar una Exposición de Industrias Eléctricas, prevista inicialmente para el año 1917, aunque se retrasó debido a la Primera Guerra Mundial.

En 1917 comenzaron las obras de urbanización de la montaña de Montjuic, a cargo del ingeniero Rubió i Bellver. El proyecto de ajardinamiento corrió a cargo de Jean-Claude Nicolas Forestier; realizaron un conjunto de marcado carácter mediterráneo, de gusto clasicista, combinando los jardines con la construcción de pérgolas y terrazas.

Pese a esta diversidad de las construcciones, existió un sello común a todos los edificios –al menos, las oficiales–, que fue el sentido monumental y grandilocuente de concebir la arquitectura.

En cambio, en los pabellones privados y de la Sección Internacional se encontraban soluciones más avanzadas, paralelas a las corrientes de vanguardia de la época, principalmente el art déco y el racionalismo, en las que además subyacía la intención de conjugar funcionalismo y estética.

 

La inauguración, efectuada por el rey Alfonso XIII, se realizó el 19 de mayo de 1929, y contó con la asistencia del presidente del gobierno, Miguel Primo de Rivera, y la de múltiples personalidades del mundo de la política, la economía y la cultura catalanas. Asistieron unas 200.000 personas entre el público en general.

La Exposición dejó un saldo final de un déficit de unos 180 millones de pesetas. Su éxito fue relativo: durante su celebración se produjo el célebre crack de la bolsa de Nueva York el 26 de octubre de 1929.

Desgraciadamente muchas de las construcciones desaparecieron inmediatamente después de la clausura de la Exposición, y otras fueron demolidas a lo largo del siglo XX, en muchas ocasiones para ser sustituidas por otros edificios más al gusto de las nuevas modas, que no por eso más adecuados a las funciones requeridas.

Etiquetas: Arte, Ciencia, España, Geografía
COMENTARIOS