¿Salen las mujeres en pinturas prehistóricas?

Las pinturas prehistóricas son muy abundantes en imaginería femenina y éste es un hecho representativo de su posición en el orden social de aquellos tiempos. Hay ejemplos que resultan bastante curiosos sin salir de la península Ibérica, como por ejemplo las representaciones de vulvas.

Muy Interesante
¿Salen las mujeres en pinturas prehistóricas?

Las pinturas prehistóricas son muy abundantes en imaginería femenina y éste es un hecho representativo de su posición en el orden social de aquellos tiempos. Hay ejemplos que resultan bastante curiosos sin salir de la península Ibérica, como por ejemplo las representaciones de vulvas. La cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella (Asturias), está considerada como un "santuario de las vulvas". En otras ocasiones, las imágenes femeninas son ideogramas muy conceptuales que tienen una interpretación casi jeroglífica. Es el caso de los triángulos próximos a caballos que se encuentran en la cueva de Ojo Guareña, en Burgos: representan a triángulos pélvicos femeninos, mientras que los equinos serían hombres. En la propia cueva de Altamira, los bisontes en posición encogida (considerados una figura femenina) aluden a hembras de parto. También en Altamira, los signos abstractos "claviformes" ?un trazo largo con una protuberancia lateral- se consideran mujeres.

En algunos casos, un análisis reposado ha permitido cambiar de punto de vista: en las cuevas levantinas aparecen muchas pinturas de mujeres cogidas de la mano, que antes se creía que representaban danzas rituales. Hoy, la explicación más aceptada es mucho más sencilla: simplemente paseaban.

 

COMENTARIOS