¿Quién fundó el museo más grande del mundo?

El Smithsonian Institution de Washington es el museo más grande del mundo, y su historia es, cuanto menos, curiosa. Su fundador, el científico británico James Smithson nunca llegó a pisar los Estados Unidos, sin embargo, su testamento hizo el resto... ¿Quieres conocer la historia de uno de los museos más famosos del mundo?

¿Quién fundó el museo más grande del mundo?

El Smithsonian Institution de Washington es el museo más grande del mundo, y su historia es, cuanto menos, curiosa. Su fundador, el científico británico James Smithson nunca llegó a pisar los Estados Unidos, sin embargo, su testamento hizo el resto... ¿Quieres conocer la historia de uno de los museos más famosos del mundo?

En ocasiones a los científicos no se les reconoce su trabajo hasta bien pasada la fecha de su muerte. Incluso, al igual que los artistas, no se hacen famosos hasta años más tarde o se les recuerda por méritos más allá de sus meros descubrimientos u obras. Es el caso de James Smithson, un químico británico y mineralista considerado como el fundador del Smithsonian Institution de Washington, para muchos el mejor museo del mundo.

En enero de 1865 un incendio destruyó el que fuera el edificio principal de la institución, conocido como "The Castle", perdiéndose muchos documentos sobre la vida y estudios de su fundador. Sin embargo, se sabe por sus más de 25 publicaciones en distintas revistas científicas que fue un notable investigador. De hecho, además de sus análisis geológicos y químicos, principalmente sobre el zinc, fue él quien acuñó el término químico "silicato", tan utilizado actualmente.

Gracias a diversas inversiones, este británico nacido en 1765 en París, se convirtió en un rico científico que, a su muerte ya amasaba una gran cantidad de dinero. El 27 de junio de 1829, sin haber pisado en toda su vida territorio estadounidense, moría en Génova, (Italia) con unos 64 años de edad dejando su legado a su sobrino, Henry James Dickinson. De hecho en el testamento especificaba que en caso de que su sobrino muriera sin hijos, el dinero debía ir a parar a los Estados Unidos "para fundar en Washington, con el nombre de Smithsonian Institution, un fundación para el incremento y la difusión del conocimiento entre los hombres".

Herencia en manos de Estados Unidos

Una vez muerto su sobrino en 1835 y habiendo comprobado que no existían herederos ni legítimos ni ilegítimos, el dinero pasó a manos del gobierno de los Estados Unidos. Más de 100.000 monedas de oro, cuyo valor superaba el medio millón de dólares, servirían para sentar las bases de esta fantástica institución en septiembre de 1838. Sin embargo, durante los siguientes ocho años el congreso americano debatió sobre la cantidad de dinero donada, en qué se debía utilizar, etcétera hasta que exactamente el 10 de agosto de 1846 el undécimo presidente de los Estados Unidos, James K. Polk, firmara la ley que establecía definitivamente el Smithsonian Institution.

Ahora, 165 años después de su fundación, el Smithsonian se ha convertido en el museo más grande del planeta con nueve centros de investigación, un zoológico y 19 museos dentro del complejo.

 

COMENTARIOS