¿Qué papel jugaron los caballos durante la Primera Guerra Mundial?

Los animales siempre han sido de vital importancia en las contiendas. Desde las caballerías hasta los perros o los animales de carga para transportar materiales siempre han jugado un papel importante en cualquier ejército. En la Primera Guerra Mundial, por ejemplo, el animal que más destacó y que más sufrió fue el caballo estimándose que en total murieron entre cuatro y ocho millones de estos animales entre ambos bandos.

¿Qué papel jugaron los caballos durante la Primera Guerra Mundial?

Los animales siempre han sido de vital importancia en las contiendas. Desde las caballerías hasta los perros o los animales de carga para transportar materiales siempre han jugado un papel importante en cualquier ejército. En la Primera Guerra Mundial, por ejemplo, el animal que más destacó y que más sufrió fue el caballo estimándose que en total murieron entre cuatro y ocho millones de estos animales entre ambos bandos.

Al igual que miles de personas se enrolaron en el ejército luchando por una causa común, miles de caballos fueron reclutados de granja en granja para ser enviados a luchar en el campo de batalla como un guerrero más. Por ejemplo, del aproximadamente un millón de equinos que fueron a luchar en la contienda, regresaron poco más de 60.000.

Su labor era muy variopinta pero, en aquella época cuando la construcción de maquinaria de transporte era demasiado cara, también era absolutamente imprescindible. Desde el transporte de algunos combatientes hasta el traslado de elementos de guerra como los cañones o carruajes los caballos eran esenciales. Y al igual que las personas, estos animales sufrieron la dureza de la batalla en sus carnes, muriendo muchos ellos por causas diversas. Gases tóxicos, frío, desangrados...

Para poner de manifiesto la importancia y la valentía de los caballos durante la batalla, Gran Bretaña creó en 1943 la Medalla Dickin que se entregaba a los caballos militares que habían demostrado una "manifiesta valentía o sentido del deber". Es más, en el mismísimo Hyde Park de Londres en 2004 se erigió un monumento a los animales de guerra, incluida una escultura de bronce de un solitario equino. Una de las últimas manifestaciones culturales que ensalzan el papel de los caballos durante la Primera Guerra Mundial ha llegado de la mano del cine. La estrenada en 2011, War Horse, de Steven Spielberg, que además acaba de lanzarse en DVD, tiene como protagonista a un caballo y su jinete. Como explicaba el propio director de cine, "hicimos un trabajo exhaustivo de investigación y lo que más me chocó fue el gran número de bajas entre los caballos".

 

COMENTARIOS