¿Qué modas y costumbres consagró la Revolución?

El nuevo orden cultural y social revolucionario se plasmó en los usos externos, la vida privada y la forma de hablar y de vestir.

Muy Interesante

El nuevo orden cultural y social revolucionario se plasmó en los usos externos, la vida privada y la forma de hablar y de vestir. El tuteo, como símbolo de igualdad entre los ciudadanos, pasó a formar parte del lenguaje cotidiano, mientras que la moda dio paso a trajes y vestidos más cómodos y ligeros, que en el caso de la mujer aumentaban la superficie de piel desnuda. Se impusieron el azul, el blanco y el rojo de la bandera como colores dominantes en la vestimenta. El sans-culotte, prototipo de revolucionario, vestía gorro rojo, carmañola (chaqueta estrecha con botones metálicos) y pantalones largos. Además, la mujer comenzó a salir del ámbito doméstico para adquirir un papel más importante en la vida pública y se introdujo el sistema métrico.

COMENTARIOS