¿Qué fue la batalla del Ebro?

En el verano de 1938, cuando ya había transcurrido un año de Guerra Civil española, la situación para los ejércitos de la II República era sumamente comprometida. Sin embargo, el presidente Negrín y el general Vicente Rojo decidieron tomar la iniciativa y lanzaron su última gran ofensiva, iniciando la más larga y cruenta batalla de toda la Guerra Civil en un frente establecido por el río Ebro desde Tarragona a Zaragoza.

Elena Sanz
¿Qué fue la batalla del Ebro?
Ver galería Carteles de la Guerra Civil española

En el verano de 1938, cuando ya había transcurrido un año del comienzo de la Guerra Civil española, la situación para los ejércitos de la II República era sumamente comprometida. Sin embargo, el presidente Negrín y el general Vicente Rojo decidieron tomar la iniciativa y lanzaron su última gran ofensiva, poniendo en marcha la más larga y cruenta batalla de toda la Guerra Civil en un frente establecido por el río Ebro desde Tarragona a Zaragoza.

En la madrugada del 25 de julio, curzaron el río por diferentes puntos para tratar de aprovechar el factor sorpresa. Pero la reacción de las fuerzas franquistas fue muy rápida. Se iniciaba así una batalla de desgaste en la que murieron más de 20.000 soldados. Las bajas llegaron a ser equiparables proporcionalmente a las experimentadas por los ejércitos del frente occidental durante la Primera Guerra Mundial. Después de cuatro meses de lucha, en noviembre de 1938, las tropas republicanas volvieron a cruzar el río Ebro replegándose hacia Cataluña. Los republicanos habían fracasado en su ofensiva, y su derrota en la batalla del Ebro confirmaba que la Guerra Civil llegaba a su fin.

Los historiadores dicen que Vicente Rojo escogió mal, porque en referencia a la lucha en el curso de un río todos los manuales de táctica citan un principio general: si son paralelos al frente constituyen un obstáculo para el atacante y una ayuda para la defensa.

COMENTARIOS