¿Hubo en realidad un río de sangre?

Cuentan las crónicas históricas que en el año 729 el caudal del Po se tiñó de rojo debido a la cantidad de cadáveres que flotaban en él. Fue el desastroso resultado de una batalla -motivada por causas religiosas- entre las tropas del papa Gregorio II y los soldados bizantinos que apoyaban a León II.

Muy Interesante
¿Hubo en realidad un río de sangre?

Cuentan las crónicas históricas que en el año 729 el caudal del Po se tiñó de rojo debido a la cantidad de cadáveres que flotaban en él. Fue el desastroso resultado de una batalla -motivada por causas religiosas- entre las tropas del papa Gregorio II y los soldados bizantinos que apoyaban a León II. Venció el ejército italiano, que no tuvo piedad y aniquiló a sus enemigos. La matanza fue tal, que los habitantes de la vecina Rávena no pudieron consumir pescado de aquel río durante seis años.

COMENTARIOS