¿Cuál es el origen de la palabra cotilla?

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, la palabra cotilla se refiere a una "persona amiga de chismes y cuentos". El origen del término proviene de una mujer llamada María de la Trinidad, que vivió en España durante el reinado de Fernando VII, y también conocida con el mote de Tía Cotilla. Aunque no hay acuerdo sobre el origen de este apodo, se piensa que pudo deberse a su apellido o al empleo de un tipo de corpiño que usaban las mujeres de la época y que recibía el nombre de cotilla.

¿Cuál es el origen de la palabra cotilla?

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, la palabra cotilla se refiere a una "persona amiga de chismes y cuentos". El origen del término proviene de una mujer llamada María de la Trinidad, que vivió en España durante el reinado de Fernando VII, y también conocida con el mote de Tía Cotilla. Aunque no hay acuerdo sobre el origen de este apodo, se piensa que pudo deberse a su apellido o al empleo de un tipo de corpiño que usaban las mujeres de la época y que recibía el nombre de cotilla.

Esta mujer era una fanática de la política, lideró una banda de criminales y estuvo implicada en varios asesinatos cometidos en el año 1835. Según los historiadores, la Tía Cotilla tenía un fuerte carácter, un vocabulario muy grosero y un comportamiento bastante antisocial. Murió en el cadalso en 1838 a raíz del asesinato de Francisco Rancera, tambor del cuerpo de los Urbanos.

Respecto a los cotilleos, un estudio reciente ha demostrado que los chismes sobre otras personas modifican la manera en que las miramos. De hecho, según los científicos de la Universidad del Noroeste de Boston, en Estados Unidos, "Se podría pensar que el cotilleo sólo afecta a las opiniones que tenemos acerca de alguien, pero afecta a algo más básico que eso, a la facilidad con la que ves a una persona, y eso es una sorpresa". Es decir, nuestro cerebro presta más atención a la cara de una persona sobre la que hemos oído cotilleos negativos.

De hecho, según el diccionario de María Moliner, se trata de una necesidad primitiva esencial para nuestro bienestar mental, físico y social. Es decir, somos un poco cotillas por naturaleza...

 

 

COMENTARIOS