¿Estaba loca la reina Juana I de Castilla?

Primero su padre, Fernando de Aragón y luego su hijo, Carlos I, la apartaron del trono argumentando que sufría problemas mentales, pero ¿era esto cierto?

Juana la loca
Ver galería Muertes absurdas de famosos de la Historia

En Tordesillas, una villa castellana a orillas del Duero –donde España y Portugal se repartieron el mundo–, estuvo cautiva casi medio siglo la reina Juana, apodada “la Loca”.

La disputa por hacerse con el control de Castilla entre su padre, Fernando el Católico, y su marido, Felipe el Hermoso, atrapó a Juana en un fuego cruzado.

Su esposo Felipe I –que llegó a ser rey de Castilla por dos meses– falleció súbitamente en 1506. La actitud de la Reina durante el cortejo fúnebre que llevó el cuerpo de su marido por buena parte de Castilla extendió entre la población la creencia de que tenía graves problemas mentales.

Tras la muerte del esposo de Juana, su padre, Fernando el Católico, no quiso dejar pasar la ocasión de hacerse con la Corona de Castilla y por ello recluyó rápidamente a su hija en Tordesillas, en donde residiría hasta su muerte.

Durante su encierro, llegaron a decir que estaba endemoniada porque no quería escuchar misa. Hay fuentes que recogen que desde su infancia, Juana prefería otras actividades lúdicas antes que reclinarse para el rezo, cuestión que enfurecía a su madre, Isabel la Católica.

Su hijo Carlos intentó imponerle normas respecto a ese nulo interés en la práctica de la fe cristiana, preocupado por su piedad. Pero lo más probable es que viviese con inmensos síntomas de soledad y depresión, y estos nos dan la clave sobre un asunto que hoy se sigue debatiendo: ¿estaba loca realmente? Los historiadores no se ponen de acuerdo para dar una respuesta sobre la verdadera situación mental de la tercera hija de los Reyes Católicos.

Lo cierto es que el tratamiento de encierro que se le dio durante cuarenta y seis años para que se pudiera recuperar no era en absoluto el idóneo, por lo que probablemente se trató de un tema político más que de salud.

COMENTARIOS