¿Cuándo se inauguró la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro?

Fue inaugurado el 12 de octubre de 1931, después de aproximadamente cinco años de obras.

Cristo Redentor
Ver galería 10 sitios fósiles Patrimonio de la Humanidad

Antes de 1921 el mirador en el cerro del Corcovado ya era un importante atractivo turístico de Río de Janeiro.

 

La idea de un monumento religioso en Río de Janeiro nació en 1859, con el presbítero católico Pedro Maria Boss y la princesa Isabel de Brasil.

 

Sin embargo, la idea no se concretó durante el Imperio del Brasil. Se retomó en 1921, cuando se aproximaba el centenario de la Independencia de Brasil.

 

Hector da Silva Costa fue delegado a la ejecución del ola, y la estatua fue realizada por el escultor francés Paul Landowski.

 

El rostro de la estatua fue creada por el escultor rumano Gheorghe Leonida, que nació en 1893. Al convertirse en famoso en Francia como retratista, fue incluido por Paul Landowski en su equipo para trabajar en el Cristo Redentor en 1922.

 

La construcción de hormigón armado, de más de 1000 toneladas, combina ingeniería, arquitectura y escultura, y tiene entre sus logros el hecho de que nadie muriera en accidente durante las obras, algo que no era normal en la época y con proyectos de esa dimensión.

 

Por las condiciones de construcción, sobre una base en la que casi no cabía el andamio, con fuertes vientos, y la estructura de la estatua, cuyos brazos se extienden hacia el vacío y la cabeza queda inclinada en un desafío a la ingeniería, Levy calificó la obra de «hercúlea».

 

En la ceremonia de inauguración, el día 12 de octubre de 1931, estaba previsto que la iluminación del monumento fuera accionada desde la ciudad italiana de Nápoles, donde el científico italiano Guillermo Marconi emitiría una señal eléctrica que sería retransmitida por una antena situada en el barrio (carioca). Sin embargo, el mal tiempo imposibilitó la hazaña y la iluminación fue finalmente accionada localmente.

 

El sistema de iluminación fue sustituido dos veces: en 1932 y en 2000; restaurado en 1980, con motivo de la visita del papa Juan Pablo II, y nuevamente en 1990.

En 2003 fue inaugurado un sistema de escaleras mecánicas para facilitar el acceso a la plataforma donde se eleva el conocido monumento.

 

En 2007 fue elegida una de nuevas siete maravillas del mundo moderno.

COMENTARIOS