¿Cuál fue el reinado más efímero de España?

El trono español duró 229 días en manos de Luis I, también llamado 'el bien amado' o 'el liberal', hijo de Felipe V.

Luis I de España
Ver galería Los 10 reyes que han durado más en el trono

Este reinado relámpago fue intrascendente por su brevedad y porque, en realidad, no se gobernaba tanto desde Madrid (corte de Luis I), si no desde el Real Sitio de La Granja (en la localidad segoviana de San Ildefonso), la otra corte paralela de Felipe V y de su segunda mujer Isabel de Farnesio, pues Luis I se ocupaba únicamente de acudir a fiestas con sus amigos. Su padre volvió al trono después de su muerte.

Segundo Borbón en reinar, Luis I fue el hijo primogénito del rey Felipe V, fruto del primer matrimonio del monarca con su prima María Luisa Gabriela de Saboya.

El 7 de abril de 1709, el delfín español fue jurado como príncipe de Asturias en las Cortes reunidas en el monasterio de San Jerómino de Madrid y, el 10 de enero de 1724, el rey Felipe V firmó un decreto por el que abdicaba en favor de su hijo Luis. Apenas tiene 17 años, y se encuentra con una situación complicada, ya que se han fraguado tres bandos que buscan imponer su voluntad en la figura inexperta del joven rey; francés, italiano y español. Luis intentó contentar a todos los bandos, aunque es el español el que influye más en su corto reinado. 

Luis estaba casado con la princesa francesa Luisa Isabel de Orleans desde 1722.

A la complicada situación política debe sumársele las malas relaciones con su esposa. Una vez que son proclamados reyes, Luisa se desborda en sus excentricidades: juega desnuda en los jardines de palacio, descuida su aseo personal, etc. Todo esto llevó a que éste buscara consuelo en numerosas correrías nocturnas por Madrid.

Finalmente, decide mandar que la encierren en Palacio. Esto parece que hace recapacitar a la joven, ya que recupera la compostura y envía varias cartas a Luis pidiéndole perdón y demostrando arrepentimiento. Luis decide perdonarla y vuelven a retomar su relación conyugal.

Esta reconciliación durará poco. Luis comienza sentirse mal: inicialmente es un desvanecimiento, después le aparecen unas pintas rojizas en el cuerpo. Se le diagnostica viruela benigna y es enviado a La Granja.

 

Tras diez días de agonía, en los cuales su esposa Luisa no se ha separado de su lado, Luis I muere. Es el 31 de agosto de 1724, apenas seis meses después de su nombramiento como rey de España. Un reinado efímero, que dio paso a la vuelta de su padre, el rey Felipe V.

El día que Luis I murió, su esposa Luisa cayó enferma de viruela. Permaneció varios meses en cama. Isabel de Farnesio no quería que permaneciera en España, y es enviada de vuelta a Francia. Allí reanuda sus desenfrenos, incluso cuando estuvo alojada un tiempo en un convento. Muere de hidropesía a la edad de 32 años.

COMENTARIOS