¿Cuál fue el primer atlas moderno?

Se trata del Theatrum Orbis Terrarum, del flamenco Abraham Ortelius, impreso en Amberes en 1570, y dedicado a Felipe II.

Primer atlas moderno

Cuando Felipe II llegó al poder se encontró con una insuficiente información sobre la geografía de sus reinos, lo que dificultaba mucho sus decisiones políticas. En el Imperio de los Austrias ni siquiera existían mapas fiables de la península Ibérica. Para resolver esta carencia el rey recurrió a los cartógrafos flamencos, el más brillante de los cuales fue Abraham Ortelius.

Y así nació el Theatrum Orbis Terrarum que desde su primera impresión fue regularmente revisado y ampliado por su autor hasta su muerte en 1598.

En sucesivas ediciones, el primer atlas moderno vio la luz con diferentes formatos y traducido a casi todas lenguas de Europa.

Ningún Austria viajó a sus dominios americanos, pero de nuevo Felipe II fue el primero en preocuparse de tener datos precisos sobre ellos.

El monarca español también se preocupó de la geografía del Viejo Continente y ordenó venir desde Flandes al dibujante paisajista Anton van den Wyngaerde, que pintó sesenta y dos excelentes vistas de las principales ciudades españolas.

Pero Felipe II no cejó en su empeño, y con la intención de documentar con más detalle su Imperio ordenó redactar unas "relaciones geográficas" de cada territorio de ultramar, que contuvieran sus características esenciales.

Para esta tarea de corte enciclopédico, los funcionarios allí destinados contestaban un cuestionario de alrededor 50 preguntas, no sólo sobre la geografía, sino también sobre la botánica, la zoología, la lengua y las costumbres de sus zonas.

 

COMENTARIOS