¿Cuál es la piedra más grande del mundo?

Se conoce como Uluṟu –o el ombligo del mundo–. Es un lugar sagrado de los aborígenes y uno de los iconos naturales más famosos de Australia.

Uluru
Ver galería Las obras más famosas de 'El Bosco'

El Uluru, también conocido como Ayers rock se considera, la piedra más grande del mundo no tanto por su altura si no por su longitud. Esta gigantesca formación rocosa que se eleva desde una llanura alcanza los 348 metros de altura pero su longitud es ni más ni menos que de 9 kilómetros, se considera uno de los atractivos más importantes del país australiano por su extraña formación.

El primer occidental en llegar a Uluru fue, en 1873, el explorador William Gosse quien tras alcanzar su cima junto a su guía, el afgano Jamran, le impondría el nombre del entonces primer ministro británico de Australia Meridional, Henry Ayers.

Además de su tamaño, una de las curiosidades más destacadas de Uluru es que su superficie cambia de color según la inclinación de los rayos solares, tanto a lo largo del día como en las diferentes estaciones del año. Es especialmente famosa la imagen de Uluṟu al atardecer, cuando se vuelve de un color rojo brillante. A pesar de que la lluvia es poco frecuente en esta zona semiárida, durante los períodos húmedos la roca adquiere una tonalidad gris plateada, con franjas negras debidas a las algas que crecen en los cursos de agua.

La imponente silueta de este inselberg –pico abrupto aislado en una llanura de matorrales es visible desde cien kilómetros de distancia. Y desde lejos se contempló durante años hasta la irrupción del turismo masivo, con autocares refrigerados debido a lo inhóspito de este territorio: muy seco, escasa vegetación que procure sombra y temperaturas que pueden superar los 46° C.

Subir hasta la cima del Uluru no está prohibido, pero al tratarse de una montaña sagrada se entiende como una profanación. En señal de respeto a sus costumbres ancestrales, los anangu piden a los visitantes que se abstengan de pisarla. Otras voces lo exigen para evitar su erosión. El sentido común apela a no empeñarse en ascender si no se está físicamente preparado o se tiene vértigo. Además, las autoridades lo cierran si la temperatura ambiente supera los 36° C, si hay previsión de lluvias y de fuerte viento o en caso de que las nubes desciendan hasta cubrir la cima.

Etiquetas: Mitología, Naturaleza
COMENTARIOS