¿A qué se le llamó la 'Pequeña Casa Blanca'?

En 1933, pocos meses antes de ocupar el cargo de presidente de EE UU, Franklin D. Roosevelt inauguró su casa de Warm Springs (Georgia), que pronto sería conocida como la "Pequeña Casa Blanca".

La Pequeña Casa Blanca
Ver artículo Gustavo Durán, un comunista en la Casa Blanca

En 1921, la vida de Franklin D. Roosevelt (1882-1945) de 42 años, rico, famoso y talentoso, fue devastada por la poliomielitis, que lo dejó parapléjico. El futuro primer mandatario de los Estados Unidos buscó alivio a sus terribles dolores en las aguas termales de Warm Springs (literalmente, "aguas tibias"), una pequeña y pintoresca población de la Georgia rural.

Roosevelt –pese a que la parálisis por la polio no tenía cura– rechazó durante toda su vida que estaría permanentemente paralizado. Probó con numerosos tratamientos, pero ninguno tuvo efecto. Convencido de los beneficios de aquellas aguas y con la esperanza de encontrar una cura contra la poliomelitis que lo había postrado en una silla de ruedas, acudía a Warm Springs durante los siguientes años.

En 1926, el futuro presidente estadounidense compró un complejo hotelero en el condado de Meriwether en Georgia, donde fundó un centro de hidroterapia (Roosevelt Warm Springs Institute for Rehabilitation, hoy día continúa en funcionamiento) para tratar a los pacientes infectados por la polio como él.

En 1932, en el pequeño pueblo de Warm Springs cercano al centro de rehabilitación, el futuro presidente construyó una casa para su uso personal, hoy conocida como la Pequeña Casa Blanca y convertida en museo desde 1948, con un promedio de más de 100.000 visitantes al año.

Durante la semana del Día del Presidente –se celebra el tercer lunes de febrero, en honor a todos los presidentes pasados de los Estados Unidos–, se pueden recorrer las instalaciones guiadas por actores y actrices locales disfrazados de Franklin D. Roosevelt y su esposa Eleanor.

El matrimonio presidencial había disfrutado de Warm Springs como el retiro perfecto para descansar fuera de su residencia oficial en Washington, y en su refugio de Georgia, Franklin pereció el 12 de abril de 1945, a las puertas del fin del conflicto, sin ver concluida la II Guerra Mundial y sin lograr un acuerdo con Stalin.

COMENTARIOS