4 envenenados muy famosos

Entre las víctimas históricas del veneno, seleccionamos a cuatro figuras que todos conocemos.

Mozart
Ver galería Muertes absurdas de famosos de la Historia

1. Sócrates y el amargo sabor de la cicuta

El gran filósofo de Atenas Sócrates (hacia 470-399 a.C.), maestro de Platón y considerado uno de los más eminentes pensadores de todos los tiempos, fue acusado de corromper a la juventud, juzgado por ello y condenado a muerte. Parece ser que las burlas mordaces e irónicas que dirigió al tribunal durante su procesamiento fueron la causa de tan severo castigo. Sea como fuere, aunque sus amigos y discípulos tenían un plan para ayudarlo a evadir la sentencia, él prefirió acatarla y morir. ¿El método? Ingerir un brebaje a base de cicuta, hierba muy tóxica y letal y de sabor amargo.



2. El papa Borgia o el riesgo de equivocarse de copa

Alejandro VI (1431-1503), más conocido como el papa Borgia y uno de los más destacados miembros de esta familia renacentista de origen valenciano (Borja), tuvo fama de envenenador, lo mismo que sus hijos César y Lucrecia, y su muerte se produjo accidentalmente por culpa de esta "afición". Él y su hijo César acudieron como invitados a un banquete en la residencia del cardenal Corneto, de resultas de la cual todos los comensales cayeron gravemente enfermos y el papa falleció. El motivo, según los indicios, fue la ingestión de un veneno que los Borgia habían preparado para asesinar al resto de convidados y que, por error de un criado, les fue servido a ellos también.

3. Mozart, ¿envenenado o paranoico?

El 22 de noviembre de 1791, dos días después de su última presentación pública, el genial compositor Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) cayó enfermo; murió trece días después. Un envenenamiento fue la primera de las teorías sobre qué pudo haberlo matado tan joven. El propio Mozart, en su agonía (en la imagen que ilustra este artículo), estaba convencido de que lo habían envenenado y se lo dijo a su mujer, Constanze, que no le creyó. Debido a las precarias condiciones económicas de la familia, Mozart sería enterrado en una fosa común. Recientes investigaciones apuntan a la posibilidad de que el músico muriera víctima de una infección epidémica por estreptococos, aunque la hipótesis del envenenamiento no se descarta.


4. Napoleón: arsénico por accidente (o no)

La causa de la muerte de Napoleón Bonaparte (1769-1821) en su destierro de la isla de Santa Elena sigue generando controversia. Oficialmente se trató de un cáncer de estómago, pero estudios recientes de muestras de su cabello han revelado un contenido de arsénico muy superior a lo normal. Hay distintas hipótesis: que se envenenase accidentalmente al inhalar el arseniuro de cobre presente en la pintura de su prisión o que se lo suministrara su asistente, el conde de Montholon, siguiendo instrucciones de los ingleses, que querían evitar a toda costa que Napoleón volviese a Francia.

Etiquetas: Curiosidades, Enigmas, Europa, Personajes famosos, ejecución

COMENTARIOS