La gran farsa del Séptimo de Caballería

¿Era el Séptimo de Caballería tan bravo como lo pintan las películas? Te relatamos las 'hazañas' de este 'regimiento de héroes' del Ejército de los Estados Unidos.

Producción: Pablo Cantudo/ Audio y Textos: Sarah Romero

 

¿Era el Séptimo de Caballería tan bravo como lo pintan las películas?

 

El cine y los medios se han llenado a lo largo de la historia con increíbles relatos sobre el Séptimo de Caballería de Estados Unidos, alabando a esta unidad 'heroica' creada a mediados del siglo XIX para defender las fronteras contra las tribus indias.

 

Al frente de este glorioso regimiento estaba el Teniente Coronel George Armstrong Custer quien ordenó a sus hombres el 27 de noviembre de 1868 que cargaran contra un campamento de sioux y cheyennes instalado a orillas del río Washita.

 

700 soldados atacaron este campamento que estaba repleto de ancianos, niños y mujeres. Toda una heroicidad.

 

Lo cierto es que era la primera batalla que ganaba el Séptimo de Caballería, tras pasar dos años buscando algún triunfo por el que ser merecedores de los elogios del alto mando estadounidense.

 

Cuando Custer localizó este inofensivo campamento, ni corto ni perezoso, ordenó que hicieran sonar la canción irlandesa que todos conocemos (Garry Owen) mientras los soldados asesinaban a sangre fría a todo aquel que se moviese. Más de 200 personas murieron ese día. Niños, ancianos y mujeres. Todos iban desarmados.

 

No es de extrañar que pocos años después (1876), Caballo Loco acabara con la cabellera del teniente coronel en sus manos en la famosa batalla de Little Bighorn.

 

Etiquetas: Ejército, Estados Unidos, Historia

COMENTARIOS